Coronas Dentales

Las coronas dentales es una restauración que cubre completamente la porción de un diente hasta el margen de la encía. Puede ser colocada también sobre un implante dental.

Una vez colocada las coronas dentales tiene el aspecto y la estructura casi idéntica al resto de sus dientes naturales, por lo tanto restaura no solo la funcionalidad sino también la estética.


Las coronas dentales se cementan permanentemente ya sea al implante o al diente, el cual ha sido previamente desgastado para reducir su tamaño. El diente o implante con corona, se siente, actúa y tiene el aspecto de un diente natural.


En el mercado, existen varios materiales utilizados en la creación de las estructuras internas de las coronas dentales; por ejemplo, el metal noble y más recientemente, el zirconio.


El metal noble es una aleación de cromo con níquel, el cual ha sido utilizado por años en los laboratorios dentales tanto para coronas como para puentes dentales, obteniendo excelentes resultados. Una vez creada la estructura en metal noble, se recubre con porcelana para crear el aspecto blanco de un diente.


Una de las innovaciones en materiales para la fabricación de coronas dentales, es el uso del zirconio, el cual ha tenido gran aceptación debido a los resultados estéticos obtenidos, especialmente por su translucidez.


Tanto las coronas dentales de porcelana con metal noble como las de porcelana con zirconio se pueden utilizar en restauraciones en cualquier pieza, ya que ambos materiales brindan la misma resistencia y fortaleza durante el proceso masticatorio, la única diferencia evidente es el aspecto estético.