Emergencias Dentales

Las emergencias dentales pueden ser sumamente dolorosas y, si no se manejan correcta y prontamente, pueden causar daños permanentes en los dientes y encías. Saber qué hacer cuando ocurre una emergencia dental puede significar la diferencia entre salvar o perder el diente.


Sin excepción, una vez que usted ha lidiado con las emergencias dentales en el momento que éstas suceden, debe acudir a su odontólogo para que éste haga la revisión y exámenes necesarios, y así efectúe el tratamiento que corresponde.

Cuando suceden daños o traumas al diente

Un diente que se haya desplazado hacia afuera puede ser colocado en su posición por usted mismo mediante una fuerza firme y suave. Si es el caso que el diente está muy flojo, debe mantenerlo en su lugar mordiendo suavemente una gasa hasta que usted pueda ser atendido por un odontólogo. En caso de ser necesario, nosotros realizamos implantes dentales.


Si el diente se safa completamente y usted lo coloca de nuevo en su lugar antes de que hayan transcurrido 30 minutos, generalmente el diente tiende con el tiempo a sujetarse de nuevo. Aun así, probablemente va a requerir una endodoncia, pero funcionará como un diente normal con implantes dentales.


Antes de recolocar el diente, revíselo para asegurarse que está completo y sin fracturas. Sujételo solamente de la parte de la corona del diente (la parte que normalmente se muestra en su boca), y no toque la capa de tejido que cubre la raíz. Recoloque el diente en su posición habitual usando presión firme pero suave, y muerda ligeramente una gasa para mantenerlo en su lugar. Busque un odontólogo inmediatamente para que su diente sea estabilizado de manera fija.


Si el diente no puede ser recolocado inmediatamente, manténgalo cuidadosamente dentro de un recipiente sumergido en suero, leche o saliva para mantenerlo húmedo mientras lo lleva al odontólogo. Haga lo posible por no dejar el diente olvidado o perdido cuando vaya a ser atendido.

Cuando se muerde o rompe la lengua o los labios

Si se muerde o rompe la lengua o el labio, limpie suavemente el área con agua y aplique una compresa fría o hielo envuelto en una servilleta, de manera intermitente (no deje la compresa fría por largos períodos sobre los tejidos). Si hay sangrado que no se detiene, visite a su dentista o vaya a la sala de emergencia tan pronto como sea posible.

En caso de encías inflamadas

Las encías pueden tornarse rojas e inflamadas y pueden sangrar cuando usted se está cepillando los dientes. La inflamación o sangrado de encías generalmente ocurre por una mala higiene oral.


Para aliviar la sensación de incomodidad, cepíllese como mínimo tres veces al día y enjuagarse con agua tibia y sal, o un enjuague antibacterial. Recuerde que estos signos generalmente indican la presencia de gingivitis o algún problema sistémico, así que visite odontólogo para que él determine la causa y defina el tratamiento.

Sin importar su emergencia dental,
es esencial consultar a su odontólogo lo más pronto posible.