¿Cordales o terceras molares?

Las cordales

Las terceras molares son conocidas como cordales o muelas del juicio. Tienen la particularidad de erupcionar en la posición que no deben en la mayoría de los casos, ocasionando mucho dolor, inflamación y a veces hasta infecciones.

Estas piezas erupcionan en la parte posterior de la cavidad oral, entre los 18 y 25 años dependiendo de cada paciente.

Al ser las últimas piezas dentales en salir, por lo general no tienen suficiente espacio, ocasionando una serie de inconvenientes por lo que frecuentemente se le realiza al paciente una radiografía panorámica, con el fin de poder determinar cuál es la posición de las piezas y de esta forma determinar si el procedimiento a seguir es una extracción simple, una extracción quirúrgica o una cirugía.

Hay tres escenarios que se pueden encontrar en los pacientes:

Cordales erupcionadas:

La muela está afuera de la encía, se observa clínicamente. Normalmente es muy difícil realizar un cepillado óptimo por lo que se desencadena la aparición de caries dentales y problemas periodontales, así como movimientos dentales que afectan directamente la mordida del paciente.

Cordales semi-erupcionadas:

La muela erupciona de manera parcial; en estos casos es común que queden atrapados restos de alimentos y placa bacteriana favoreciendo la aparición de infecciones, causando un proceso de pericoronitis. Esto no causa solamente inflamación sino también mucho dolor.

Cordales retenidas:

Las cordales no se observan clínicamente ya que quedan impactadas y no se da la erupción. Esto causa una presión interna contra la muela adyacente causando apiñamiento y dolor. Si no se realiza la intervención de manera  oportuna, en algunos casos no solo se puede perder la cordal sino también la pieza vecina.

 

Es importante ante cualquier molestia, solicitar una valoración clínica y radiográfica para poder realizar el procedimiento que se requiera según el caso.

Share: