¿Puede fallar un implante dental?

implantes dentales

Es muy común la pérdida dental en los pacientes, no importa la edad.

En algunas circunstancias es por accidentes, golpes, caries dental o bien enfermedad de las encías.

Esta pérdida dental puede ser total o parcial, sin embargo independientemente de la cantidad de dientes que se pierdan es imprescindible pensar en su reposición de manera fija, mediante implantes o puentes dentales.

Los implantes dentales son aditamentos confeccionados a base de una aleación de metales, incluyendo el Titanio, este le brinda la particularidad de ser compatible con el hueso humano, permitiendo que se realice un proceso de integración al diente.

Una vez colocados, se deben esperar de 6 a 8 meses para que se lleve a cabo el proceso de oseointegración y posteriormente se realiza la rehabilitación mediante coronas dentales las cuales pueden ser de metal porcelana, zirconio o completas de porcelana.

La tasa de éxito de los implantes dentales es de un 90 – 95 %. Pero ¿Por qué razones se puede perder un implante dental?

Cuando los pacientes optan por una rehabilitación  con implantes dentales por lo general tienen un proceso de cicatrización normal, sin embargo en algunos casos se producen complicaciones que pueden provocar la falla de un implante.

Cuando esta pérdida del implante se produce antes de los seis meses de la colocación, puede deberse a la calidad del hueso, factores de riesgo o enfermedades sistémicas.

Cuando los implantes dentales fallan pasados los siete meses de su colocación y restauración, en la mayoría de los casos se asocia a periimplantitis.

La periimplantitis es un proceso inflamatorio que afecta los tejidos que rodean al implante dental, provocando la pérdida de soporte del hueso en el que se ha integrado.

Dentro de los signos clínicos que se presentan pueden estar enrojecimiento de la encía alrededor del implante, sangrado que puede estar acompañado de supuración, dolor a la percusión y movilidad del implante.

Es importante siempre hacer una verificación con una tomografía.

Las principales causas que pueden provocar una periimpantitis son, la placa bacteriana que se acumula en la superficie de las piezas dentales que también puede situarse en la superficie del implante, sobrecarga oclusal, lo cual no es más que la fuerza excesiva que aplican los dientes antagonistas al implante dental. En otros casos puede favorecer el consumo de tabaco, la calidad el hueso en general y la higiene oral deficiente.

Cuando se realiza este tipo de rehabilitaciones es importante tomar en cuenta que el paciente debe seguir asistiendo a las citas de control para realizar limpiezas, radiografías y llevar el seguimiento del caso con el fin de que la restauración se conserve de una manera óptima en boca.

¡Si quiere reponer ese diente que le hace falta, llámenos estamos para asesorarlo!